Principios básicos de los derechos humanos



 Universalidad: Este principio establece que los derechos humanos tienen carácter de una proporción universal.  Son principios básicos que son importantes e indispensables  como el derecho a la vida, la dignidad, derecho a la salud entre otros. Estos se aplican a todos y todas por igual ya que sus principios y objetivo de protección son validos para todo ser humano sin importar sus convicciones religiosas, políticas o culturales, nacionalidad o situación social o económica.




Temporalidad: Los derechos humanos existen en todo los tiempos.  Sus frutos se perciben a través del tiempo estos no cambian, se modifican solamente para responder a las necesidades de la sociedad.



Progresividad: Cada vez se crean más derechos humanos debido a los cambios y las necesidades que la sociedad experimenta.



Irreversibilidad: Cuando un derecho se vuelve un derecho humano es irrevocable.



Transnacionalidad: Los derechos humanos se deben cumplir en cualquier parte del mundo. Los derechos humanos están por encima de los Estados y su soberanía.




Integridad: Los derecho humanos se complementan los unos a los otros, por lo cual ninguno es superior al otro, sino que los mismos dependen los unos de los otros.


Intransferibilidad: Los derechos humanos no pueden ser transferidos ni cedidos de una persona a otra, ya que los mismos son inherentes a la condición de ser humano.






Bibliografia
Guzmán,H. y Blen,L. (2009) Acción Cívica (1ed) Eduvisión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada